El método Pilates

Pilates es una técnica que aborda el fitness corporal en su conjunto, mejorando la fuerza, la movilidad y la alineación.

El método Pilates es algo más que una serie de ejercicios físicos: es un acercamiento conceptual al movimiento que cambiará tu manera de sentir y pensar, además de tu aspecto externo. La técnica puede enseñarse de diversas maneras, dependiendo de si desea conseguir fuerza o relajación, o un equilibrio entre ambas.

Los ejercicios de Pilates te ofrecen una nueva manera de pensar respecto a tu cuerpo. Practicando los movimientos ganarás autoconciencia y serás capaz de controlar tu cuerpo y tu vida. Aunque la técnica te saque a veces de tu zona de comodidad, los beneficios de este hecho es que empezarás a comprender y apreciar no sólo tus puntos fuertes, sino también tus debilidades.

Esta técnica es única en el sentido de que ejercita sistemáticamente todos los grupos musculares de tu cuerpo, tanto los débiles como los fuertes. Combina la insistencia en la flexibilidad propia del yoga, con el énfasis en la fuerza muscular que encontramos en los gimnasios. Así, está orientado a crear un equilibrio y una pose natural, tomando en consideración todos los factores necesarios para mantener el cuerpo sano.

Sea cual sea tu objetivo (redefinir tu forma corporal, aliviar tensión o aumentar tu fuerza…) el primer paso es el pensamiento positivo. Los ejercicios Pilates cambiarán la forma de tu cuerpo, ayudan a aliviar dolores de espalda y de cadera, y a corregir problemas posturales.

Los ejercicios de Pilates nos llevan a poner a prueba lo bien que funcionan nuestros cuerpos. Incluso la persona más sana puede tener dolores que indican tensiones o distensiones corporales. Las consecuencias de ignorar las necesidades de sus cuerpos son muy aparentes para algunos. Los Pilates pueden ayudar a fortalecer el cuerpo para impedir lesiones, y nos ayudan a mantenernos sanos porque desarrollamos una buena postura. Refuerza y tonifica los músculos, mejora la postura, aporta flexibilidad y equilibrio, unifica mente cuerpo, y crea una figura más estilizada.

Elementos vitales

Concentración: en muchas clases de ejercicios y técnicas no tienes que pensar en lo que haces; basta con que lo hagas hasta finalizar. Sin embargo, en los Pilates, cada momento es un acto conciente controlado por el poder de la mente.

Respirar: los ejercicios Pilates emplean una forma de respirar controlada y continua que resulta difícil perfeccionar, pero producen un cuerpo más fuerte y enérgicamente eficiente.

Centramiento: el centro de tu cuerpo es el centro de tu poder. Tu cuerpo debe funcionar de manera unificada, no como partes separadas, y todos los movimientos deben surgir del centro.

Control: Lejos de constreñirnos, un buen control libera nuestro potencial, enseñándonos a hacernos cargo de nuestros cuerpos y a plasmar nuestras capacidades físicas.

Precisión: Cada persona tiene una geometría natural. Los ejercicios Pilates pueden ayudar a movernos con más precisión y a descubrir por nosotros mismos las dimensiones de la gracia natural.

Movimiento: Piensa en movimientos lentos, continuos y controlados. Imagina una rueda girando lentamente, que nunca se acelerará ni se ralentizará, y que nunca se detuviera.

Aislamiento: La técnica Pilates es una excelente manera de educarte y comprender cómo funciona tu cuerpo, por partes y en su totalidad, a través del movimiento. La armonía viene de la integración de las partes aisladas.

Rutina: Los Pilates no son ejercicios “en lugar de”, sino “además de”; no reemplazará tu programa habitual de preparación física, sino que lo complementan y potencian, mejorando la coordinación muscular. ¡Pero tienes que practicar!
¿En qué se basa el método Pilates?
Este método está basado en un programa muy seguro de ejercicios lentos y controlados. Se practica con máquinas muy específicas o en el suelo, bajo la supervisión de un profesional, en clases individuales o en grupos pequeños. Se busca la precisión de los ejercicios en pocas repeticiones. La respiración, la concentración, el control, la alineación, la centración, la fluidez son los otros conceptos claves del método.

El método cuenta con más de 300 ejercicios, con otras tantas variantes, que en su mayoría se realizan tumbados sobre una superficie especialmente acondicionada para evitar presiones sobre músculos y articulaciones. Uno de los principales objetivos del método es fortalecer el centro de gravedad del organismo, lo que Pilates denominaba ‘powerhouse’ (centro o casa de poder), que se encuentra en la zona abdominal y lumbar. “Al fortalecer esta zona se puede proteger la columna, se mejora la estabilidad del cuerpo, se consigue un mayor control abdominal y se potencia la respiración al dinamizar el diafragma torácico”. Por lo tanto, reforzando esta zona no sólo se obtiene una mejora física general y un mayor control sobre las extremidades y articulaciones, sino también la prevención de trastornos como la incontinencia urinaria, ya que se trabaja intensamente la zona del suelo pélvico.

Beneficios

  • Fortalecer los músculos
  • Reducir molestias de la espalda
  • Controlar tu cuerpo
  • Mejorar la postura
  • Obtener más flexibilidad
  • Reducir el stress diario
  • Mejorar la calidad de vida
  • Reducir grasas y celulitis
  • Cambiar el cuerpo: aplanar el abdomen, reafirmar los glúteos, estilizar las piernas, tonificar los brazos.
Gabiton